Bodegas Leda y sus vinos. Vinos de la tierra de Castilla y León.

Hablar de Leda es hablar de vinos insólitos y sorprendentes, que reflejan la potencia y el carácter castellano, un fiel reflejo de su tierra. Es un vino de la tierra de Castilla y León y ningún otro sello de calidad hubiera podido definirlo mejor.

Resulta difícil encontrar un proyecto de estas características y conocerlo te hace sumar muchos puntos como amante del vino, así que presta mucha atención.

Para los más curiosos un detalle interesante es que el imagotipo de la bodega es una vid. Podría considerarse una declaración de intenciones y también la representación de sus principios básicos: el respeto al campo, la viticultura y el ecosistema que aquí se genera. Sólo con cariño y cuidados ecológicos, la planta nos devolverá eso, y más, todos los años en forma de fruto.

El punto de partida de los vinos son unos viñedos muy viejos.

¿Y qué características tienen que cumplir para que digamos que son viejos? Pues, además de duplicar la edad de mucha personas, esos viñedos pueden haber visto bailar a sus dueños al son de Elvis Presley en los 50, los Beatles (o quizás fueran más de los Rolling Stones) en los 60, Led Zeppelin, U2 y Oasis en los 70, 80 y 90. Y esto solamente si el viñedo tuviera unos sesenta y pocos años, porque si hubiera cumplido los 70, a su currículum podríamos sumar que han resistido una guerra civil y una guerra mundial.

Los viñedos viejos tienen este valor sentimental que a veces nos resulta difícil de explicar, pero además, resultan muy valorados por la calidad de sus uvas. ¡Los mayores siempre demuestran mucha sabiduría!

El concepto multiterroir de Bodegas Leda es un viaje por las diferentes zonas vinícolas de Castilla  León y una oda a las mejores características de cada una de ellas.

La potencia y estructura de las uvas de Toro, fruto de unos suelos muy ricos en materia orgánica, el calor y la falta de lluvia. Estas cualidades contrastan con Cigales, donde suelos más pobres y con más grava producen unas uvas con mayor acidez. El equilibrio llega con las parcelas en la zona de Tudela y Sardón de Duero, por su altitud y madurez más tardía. En definitiva, un engranaje perfecto.

Todos los vinos que producimos están envejecidos en barricas. Algunos 14 meses, como el Más de Leda, otros 18, como el Viñas viejas, hasta llegar a los 30 meses del último en formar parte de la familia de vinos, el Guarda de Leda.

El resultado son unos vinos únicos, donde la uva tempranillo de Castilla y León es la protagonista.

¿Quieres conocer los vinos de la mano de nuestro enólogo Miguel Rivero? Los encontrarás en las siguientes fichas del producto: Más de Leda y Viñas viejas.

¡Que los disfrutes!


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados