Murua en 3 vídeos

Murua en 3 vídeos

Una historia empresarial del sector vitivinicola, en imágenes

Fuente: Gastroeconomy 

 

¿Cuántas 'Riojas' existen y conviven? No hablamos de territorios, sino de estilos y tipos de vinos. Existen decenas, centenas, miles de 'Riojas'. clásicos, modernos, experimentales, elaborados con uvas autóctonas, con variedades de fuera de la denominación... Nos gusta esta miscelánea, esta variedad. Nos gusta saber que, cuando uno entra en tierra riojana, puede viajar al pasado con las elaboraciones más clásicas o sumergirse en los vinos más modernos. Y, en algunas ocasiones, sin salir de la misma bodega.

Comenzamos así esta presentación porque hoy presentamos una historia en la que conviven tradición, modernidad (en este caso no son antónimos, sino que conviven a la perfeccción) y, además, exclusividad. Se trata de Bodegas Murua, situada en una pequeña colina a la salida de Elciego (álava) en dirección Laguardia y hoy ya convertida en una referencia en Rioja Alavesa.

La tradición la aportan sus vinos más clásicos, sus "reservas" como ellos dicen. La modernidad viene de la mano de sus nuevas etiquetas y la exclusividad reside en que su producción no supera las 200.000 botellas, una cifra bastante exclusiva en comparación con los volúmenes que suelen elaborar otras bodegas de esa zona.

La bodega está en manos de la familia Masaveu desde 1974. Desde entonces hasta hoy, han ido aumentando el viñedo y dando forma a su línea de vinos. "Poco a poco fuimos dando forma al proyecto, adquiriendo parcelas y así llegando a las 110 hectáreas de viñedo que hoy tenemos en propiedad", señala José Masaveu, director general de la bodega. Como buena casa riojana, solo elaboran con uvas de su viñedo, compuesto por cepas de hasta ochenta o noventa años de edad.

Murua se encuentra enclavada en una finca dividida en ocho pagos, cada uno con distintas variedades, dependiendo de matices como la orientación, la exposición solar de los racimos... el terruño, en definitiva. Así, si uno tiene la suerte de pasear entre sus viñas, encuentra desde viñedos vetustos con cepas plantadas en vaso en las que se mezclan las uvas tintas y blancas más clásicas de Rioja (tal y como eran los viñedos de antaño), hasta extensiones mayores plantadas en espaldera.

Entre las diferentes variedades plantadas en los pagos de Murua, domina la tempranillo (75% del viñedo), junto con otras dos tintas que acompañan a éstas  en los 'coupages': la graciano (que le aporta color y acidez a los tintos) y la mazuelo (gran compañera del envejecimiento gracias a sus abundantes taninos). El lado blanco lo protagonizan la viura (uva blanca riojana por excelencia), la malvasía y la garnacha blanca.

La bodega trabaja con dos gamas de vinos muy diferenciadas entre sí. El papel del lado más clásico lo asumen Murua Reserva y el Veguín. Y, de"lo clásico a lo moderno, adaptando el método de elaboración", como dice José Masaveu, aparecen el VS de Murua, que ha sido el último en aparecer, y el vino top y estrella de la casa, M de Murua, del que se elaboran menos de 3.000 botellas. Además, para rematar el porfolio y en modo de reivindicación del blanco riojano, la bodega elabora un blanco de poducción limitada.

1. De lo clásico a lo moderno

 

2. Su historia paso a paso

 

3. Entre cepas viejas 

 

Fuente: Gastroeconomy 

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Deja tu comentario

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados.